CATALÀ | CASTELLANO

El web del libro electrónico

Buscador de libros
Autor   Título   ISBN  
Berguedà, Guillem de (1138-1192)


Guillem de Berguedà (1138 - 1196) es el trovador del que nos han llegado más textos. Aparte de la información que nos ofrece la vida de Guillem de Berguedà que se encuentra en los Cancioneros, lo que podemos conocer sobre el trovador nos llega a través de documentos de la época y de sus propias composiciones.

El vizcondado de Berguedà dependía del condado de Cerdanya y las primeras noticias que se tienen de los vizcondes son del siglo X. En 1131 aparece documentado Guillem de Berguedà, padre del trovador, con motivo de rendir homenaje a Huguet de Mataplana, del que tenía un feudo, pero no es hasta 1138 que aparece la primera mención del trovador, cuando se ve su firma infantil junto a la de su padre en un documento oficial. Escritos posteriores nos indican que tenía tres hermanos más pequeños: Ramón, Berenguer y Bernat. Posiblemente la infancia y juventud de Guillem de Berguedà transcurrió como la de otros personajes de aquella época: un tiempo de formación tanto en el aspecto físico como cultural en una Cataluña que estaba todavía en proceso de formación, con estrecho contacto con los territorios occitanos, y en que las disputas internas que se iban alternando con las guerras con los sarracenos eran el marco de fondo.

Algunos sirventesos nos dan noticia de su encarcelamiento por varios delitos antes de 1175, pero fue esta fecha la que marca de forma clara su vida posterior. Los 3 de marzo de este año mató a traición, es decir, de forma no honorable, Ramon Folc III de Cardona, personaje que debía odiar profundamente al trovador, que la había insultado y humillado en varios sirventesos, y contra el que habría utilizado el gran poder que tenía en Cataluña y en la corte del rey Alfonso I sin otros resultados que hacer aún más virulentos los ataques del trovador y llevarlo finalmente a la muerte. Las consecuencias del asesinato fueron inmediatas, Guillem de Berguedà tuvo que esconderse y huir, finalmente, de Cataluña y, además, fue desposeído del título de vizconde que le correspondía como hijo mayor, aunque heredó las posesiones familiares, de las cuales nunca pudo disfrutar con tranquilidad.

Durante siete años no se encuentran referencias del trovador, aunque podemos imaginar su vida de fugitivo, sin amigos que le ayudaran por miedo a las represalias que podían sufrir y quizás también a causa-si realmente es verdad lo que indica la Vida del Cancionero-la costumbre de Berguedà de no respetar esposas, hijas y hermanas, parece que sólo le hizo junto Arnau de Castellbò, con quien Berguedà mantuvo una relación constante y al que ayudó y defendió en varias ocasiones. Sin embargo, parece que el trovador podía haber reunido en esta época un pequeño grupo de hombres que actuaban fuera de la ley por el territorio catalán. También es de esta época el peregrinaje que hizo a Compostela.

Durante la década de los 80 se vuelve a encontrar documentación sobre el trovador. Así en el testamento de su padre, en 1183, consta como heredero de los castillos de Madrona (conocido como Castillo Berguedà), Casserres, Puig-reig, Espinalbet y Montmajor y lo hizo que tenía por Hugo de Mataplana. A través de algunos sirventesos del gran trovador provenzal Bertran de Born, que era buen amigo suyo, conocemos la enemistad que tuvo con el rey Alfonso I, aunque el año 1185 y siguientes parece que había hecho las paces con el monarca , ya que consta en varias ocasiones en su séquito, como en la entrevista que el monarca celebró el 14 de abril de 1185 en el castillo de Najac de Rouergue con el rey y también trovador Ricardo I Corazón de León, en ese momento duque de Aquitania y conde de Poitiers y más tarde rey de Inglaterra (1189), para reforzar su alianza contra el conde de Tolosa.

Del 1187 se conserva el testamento original de Guillem de Berguedà, en la que deja el castillo de Puig-reig y el lugar de Fenollet a la orden del Temple, mientras que el resto de posesiones, excepto algunos bienes menores que deberán ir a la orden del Hospital, pasarán a su hermano Berenguer, que deberá dar una cuarta parte a Bernardo. Todo lo retendrán los frailes del Temple hasta que sean pagadas las deudas que el testador había contraído. Los testamento nos indica, como ya hemos insinuado, el poder feudal y económico del trovador: cinco castillos con caballeros y vasallos y las tierras correspondientes, diversos lugares y masías en el Alt y Baix Berguedà, feudos en la Cerdanya, y derechos en Caldes y Sentmenat del Vallés. El documento también nos permite deducir que no se había casado y que no tuvo descendencia directa reconocida.

Después de firmado el testamento desaparece de los niños real y lo volvemos a saber enemistad con el rey Alfonso I, a quien escarnece en un serventesio. El 1190, Guillem de Berguedà ofendido con el rey y odiado por el arzobispo de Tarragona, anuncia en un serventesio dirigido a su amigo Arnau de Castellbò que se dirige a la corte de Alfonso VIII de Castilla, en aquel momento aliado al rey de Navarra contra Alfonso de Aragón.

Los últimos años de la vida del trovador se caracterizan por su intervención en las luchas feudales en territorio catalán, principalmente en las que tuvieron el vizconde Arnau de Castellbò y Ponce de Cabrera contra el rey y el obispo y el conde de Urgell. En 1195, su amigo Bertran de Born, que como él había luchado y provocado muchas discordias, manifestó en un poema su arrepentimiento por la vida que había llevado y pedía en Berguedà que reflexionara sobre el pasado y siguiera su ejemplo. Poco caso de estos versos hizo el trovador, que continuó con sus disputas, aún más solo y más perseguido que en otros tiempos, pero al mismo tiempo más amenazador que nunca. Y tan violentamente como vivió murió, asesinado por un soldado que seguramente cumplía las órdenes de alguno de sus enemigos. La muerte ocurrió aproximadamente en el año 1196.

Se conservan 31 poesías de Guillem de Berguedà, más una de atribución dudosa.

Normalmente al hablar de las composiciones de los trovadores suelen agruparse si se puede-en ciclos de canciones de alabanza a determinadas damas. En el caso de Guillem de Berguedà es imposible hacerlo así, de acuerdo con el amor, sí se puede hacer, en cambio, de acuerdo con el odio. Así podemos hablar de tres ciclos de sirventesos:

    
3 contra Pedro de Berga. Vecino suyo, con el que tuvo problemas por los límites de las tierras y de otros tipos de los que es difícil determinar el origen. Canta su mujer mientras ridiculiza y ataca a él, a quien trata de avaro, traidor, cornudo ...: "A ti me entrego buena mujer de Berga, tú eres oro puro y su marido Merga", dice el final de uno de los sirventesos.
    
4 contra Arnau de Preixens, obispo de Urgell. Este prelado estaba enemistado con Arnau de Castellbò, amigo del trovador. Guillem de Berguedà utiliza en estas composiciones el vocabulario más crudo y obsceno de toda la literatura trovadoresca, sin eufemismos ni retórica de ningún tipo, sin apenas ironía sino con el insulto directo acusa al obispo de violador (cita nombres y lugares concretos y que socorrió a la víctima para dar más verosimilitud a las acusaciones), también le acusa de homosexual y eunuco. Todo ello, como se puede ver, nos muestra un odio en que cualquier palabra y argumentación es válida para acabar con el buen nombre del eclesiástico, sin que la lógica sea un obstáculo a tener en cuenta, y por si la exposición de los hechos no fuera suficiente, también pide al arzobispo de Tarragona (con quien posteriormente tendrá enfrentamientos) que deponga de su cargo.
    
4 contra Ponç de Mataplana, personaje de una familia de la cual los Berguedà dependían por razón de ciertos feudos. A pesar de los insultos de los sirventesos, centrados mayoritariamente en el aspecto físico y la supuesta homosexualidad del personaje, en la muerte de Mataplana le dedica un lamento que se considera de los más sinceros de la poesía de los trovadores.

El resto de su obra la componen varios sirventesos: contra el rey Alfonso I, R. Folch de Cardona, etc. Y, además, otras composiciones como canciones, tençons, compartimentos.

Se considera un trovador de estrofismo fuerza original, imitado por los trovadores posteriores, y de un dominio importante del verso.
Contacto  |  Aviso legal  |  Copyright Buscolibro.com