CATALÀ | CASTELLANO

El web del libro electrónico

Buscador de libros
Autor   Título   ISBN  
Cabestanh, Guilhem de ( ? - 1212)


Fue un trovador especialmente famoso por su vida, de la que no se conocen muchos detalles contrastables. La vida que figura en los Cancioneros después de su muerte fue aludida, repetida o ampliada por Petrarca, Boccaccio, Stendhal, etc., Aunque actualmente es materia literaria, por ejemplo, hay un capítulo entero -50 páginas-a El Unicornio (1965) de Manuel Mujica Laínez, que la amplia y rehace en el contexto de la novela. A continuación la traducción de la vida del trovador que figura en los Cancioneros:

    
Guillem de Cabestany fue un caballero de la comarca del Rosellón, que limita con Cataluña y con el Narbonés. Fue un hombre muy agradable en la persona, y muy famoso en armas, cortesía y servicio. Y había en su comarca una dama que se llamaba na Saurimonda, esposa de Ramón de Castell Rosselló, que era muy noble y rico, malo, bravo, fiero y orgulloso. Y Guillem de Cabestany amaba la señora por amor, y sobre ella cantaba y hacía sus canciones. Y la dama, que era joven, gentil, alegre y hermosa, la amaba más que nada en el mundo. Y esto fue dicho a Ramón de Castell Rosselló, y él, como hombre airado y celoso, investigó el hecho y supo que era verdad, y hacer guardar la esposa. Y un día, Ramón de Castell Rosselló encontró Guillem de Cabestany que paseaba con poca compañía, y lo mató, le hizo sacar el corazón del cuerpo y le hizo cortar la cabeza, y hizo traer el corazón en su casa, y también la cabeza, y hizo asar el corazón todo poniéndole pimienta, y lo hizo dar a comer a su esposa. Y cuando la dama lo hubo comido, Ramón de Castell Rosselló le dijo: "¿Sabéis qué es esto que habéis comido?" Y ella dijo: "No, sino que era una vianda muy buena y sabrosa." Y él le dijo que era el corazón de Guillem de Cabestany lo que había comido y, para que lo creyera mejor, hizo traer la cabeza delante de ella. Y cuando la mujer vio y oyó esto, perdió la vista y el oído. Y cuando volvió en sí dijo: "Señor, me habéis dado tan buena come que nunca más en comeré de otra." Y cuando él oyó esto, corrió con su espada y quiso darle en la cabeza, y ella corrió hacia un balcón y se dejó caer abajo, y así murió. Y por el Rosellón y por toda Cataluña corrió la noticia de que Guillem de Cabestany y la mujer habían muerto tan traidoramente y que Ramón de Castell Rosselló había dado el corazón de Guillermo a comer a la mujer. Fue mucha la tristeza por todas las comarcas, y la queja llegó al rey de Aragón, que era señor de Ramon de Castell Rosselló y de Guillermo de Cabestany. Y vino a Perpiñán, en el Rosellón, e hizo que Ramón de Castell Rosselló se presentara ante él, le hizo coger y le tomó todos sus castillos y los hizo destruir, y le tomó todo lo que tenía , y lo puso en la cárcel. Y luego hizo recoger Guillem de Cabestany y la dama, y ​​los hizo traer a Perpiñán y poner en un monumento delante de la puerta de la iglesia; e hizo dibujar sobre el monumento como habían muerto, y ordenó que por todo el condado del Rosellón, todos los caballeros y las damas les hicieran aniversario todos los años. Y Ramón de Castell Rosselló murió en la prisión del rey.

Que la vida es falsa lo prueba el hecho de que, según consta en documentos de la época, Saurimonda, viuda de R. de Castell-Rosellón, se volvió a casar en 1210 y que Guillem de Cabestany aparece en la Batalla de Las Navas de Tolosa en 1212. Además, el rey Alfonso I, que se menciona en las versiones más largas de la vida, estaba muerto un año antes de la boda de Saurimonda con R. de Castell-Rosellón (1197).

De este trovadores se conservan siete canciones seguras, una figura entre las más bellas y repetidas de la literatura de los trovadores: Lo de huevos Cossío (La dulce tristeza). Esta canción puede ser encontrada junto a su traducción al catalán en el artículo de canciones. Las otras dos canciones son de atribución dudosa.
Contacto  |  Aviso legal  |  Copyright Buscolibro.com